martes , 21 mayo 2019
Inicio » Opinión Lectores » La música: ¿en la buhardilla?

La música: ¿en la buhardilla?

music-278795_640

He sido, soy y seré defensor de toda ley que sirva para mejorar la condición del ser humano, en todos y cada uno de los campos de la vida. Hecha esta premisa me he encontrado con una ley que he defendido y defenderé, la LOMCE. Tiene muy buena letra y está muy bien redactada; pero como se dice últimamente le falta algo fundamental, la Música. Cuando últimamente se habla de algo que se considera fundamental se dice de esto que tiene buena letra y música. Pues lo dicho, la LOMCE tiene muy buena letra, pero mala música.

            A mi entender voy a decir donde suena mal:

            1.- Suena mal, porque deja en manos de la Administración Educativa de cada comunidad autónoma la obligatoriedad de dar o no dar Educación Musical, siendo ésta un derecho de todo ciudadano y no una mera caridad que se da o no se da, según quiera o no quiera la comunidad correspondiente. El Estado debe velar por este derecho.

            2.- Suena mal, porque la Música es la base de la Competencia Artística, recomendado por el Parlamento de Europa en 2006, como una de las ocho competencias, claves para el aprendizaje de todo ciudadano de la Unión Europea. Asimismo, la UNESCO, en 1999, subraya la importancia de la Educación Musical para el uso creativo en la resolución de problemas.

            3.- Suena mal, porque no existe ningún país de la OCDE en el que exista este problema y se produzca esta situación, la falta de Educación Musical; pues, tal y como está hecha la LOMCE, se puede terminar la ESO sin haber cursado Educación Musical en ningún curso. Inaudito.

            4.- Suena mal, porque al hacer distinción la LOMCE entre materias troncales, específicas obligatorias y específicas dependientes de la oferta educativa (o sea, que la ponga la administración autónoma o el centro), ignora que la Educación Musical es fundamental en la educación de los niños, pues les aporta la disciplina para adquirir todas y cada una de las competencias básicas de las materias curriculares. DENIGRA a la Educación Musical colocándola en tercera fila y, si me apuran, en cuarta fila, cuando en realidad debería estar en la primera, como troncal, pues sirve a todas las demás para, como he dicho más arriba, adquirir todas y cada de las competencias básicas.

            5.- Suena mal, porque de esta forma y manera los conservatorios elementales, medios y superiores de música quedarán vacios en un plazo muy corto de tiempo y si tan preocupado está este gobierno por el paro, me suena muy mal la situación en la que quedarán cientos o miles de profesionales de la música, que han querido, quieren y querrán estudiar música.

            Y, me seguirá sonando mal, si no se pone remedio. Sé que desde estas pobres líneas poco voy a conseguir, pero al menos, he puesto mi pequeño grano de arena para que la Educación Musical no quede guardada en el desván de la abuela, o como se hacía antiguamente. Decía mi madre, cuando algo no servía:”Súbelo a la buhardilla, allí no molesta a nadie, ni está por medio”. ¿Acabará la música en la buhardilla de la enseñanza?

            Cándido T. Lorite

Un comentario

  1. lleva usted mucha razón.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.