lunes , 16 septiembre 2019
Inicio » Local » OPINIÓN. ESTE NO ES EL CAMINO

OPINIÓN. ESTE NO ES EL CAMINO

La verdad es que pienso en política y me produce un hastío terrible. Como el que sabe que va a pasar su vida entera remando y remando en galeras por un delito que no ha cometido y en manos de alguien que no ha demostrado nada por tener el mando. Sólo por estar en el sitio adecuado en el momento adecuado.
Qué lástima que la política sea algo tan necesario y, a la vez,  bonito por hacer algo por los demás y, sin embargo, se convierta en algo ingobernable, en un barco que estoy obligado a remar por él pero con timón de gomaespuma. Da igual lo que hagas porque te la devolverán donde menos te lo esperes y donde más te duela. No se puede elegir donde quieres estar ni de que manera. Te colocan en el tablero y ahí te pudras.
Sin embargo, y a pesar del hastío, la política es necesaria y, quizá ,tenga su punto bonito. Pero que las intenciones en política duran lo que tardas en ver lo que te ofrecen dentro. Es el gran secreto. Un secreto a voces. Y se tiende a tener poca memoria, en general.
La verdad que echo de menos una política mas sincera, más humana. Y cuando digo humana me refiero a algo imperfecto pero noble. El error es un margen que siempre está presente pero cuando es intencionado y alevoso ya no es un error y si un acto arbitrario y egoísta en beneficio propio. Tan difícil es gobernar siguiendo criterios lógicos? Tan difícil es atender a la sociedad como se merece? Tan difícil es dejarse de descalificaciones y remangarse?. Tantas veces pienso en el hilo que mueve la marioneta haciéndonos creer que escuchamos Si para luego caer en la cuenta de que nos han dicho No…
Los políticos, en general, tienen mucho que hacer y poco que hablar de los demás. Da igual el signo que lo represente. Muchas de las cartas políticas que se publican son un despropósito que aportan poco a la política. Lo mejor es actuar políticamente porque la política, en su concepto, es gobernar para los demás y encontrar las mejores vías de comunicación para mejorar la solución. Señalar con el dedo, en mi opinión, es un error. Primero porque es atrevido. Ovejas negras hay en todos los rebaños y porque, como en religión, todas y cada una de las políticas creen abanderar la verdad mas absoluta y eso es un error. Un buen político lo es cuando actúa con nobleza y en consecuencia. Y se puede ser Noble y consecuente abanderando cualquier bandera política que sea democrática. Cualquier otra lectura de la condición humana es sesgada si se ata a una bandera política obligatoriamente.
Igualmente, me da un poco de estupor leer los objetivos de algún partido de izquierda. Apaga y vámonos si para salir de la crisis hay que incentivar a que se trabaje menos para cobrar el subsidio. Creo que uno de los males de este país es precisamente eso: que se tiende a calcular el trabajar menos para cobrar. El único objetivo de quién trabaja es no dejar de hacerlo y, si puede, trabajar mas para dar bienestar a su familia. Y para quién no trabaja buscar desesperadamente la manera de hacerlo. Solo así saldremos de la crisis.
La clave de todo está en el tejado de todos. En el del Gobierno para incentivar a todos los sectores. Al ciudadano con derechos y al empresario para que invierta, para que genere empleo, para que las contrataciones a autónomos y pequeños empresarios sea mucho mas barata y para generar un clima de confianza.
Pero el ciudadano también tiene sus deberes. Y el primero de ellos es el ser honesto con la sociedad. Honesto en tener como prioridad principal el querer vivir de su trabajo. El no conformarse y en creer que las cosas no se resuelven poniendo la mano. Es un mal endémico ver como, en general, existe muy poca sensibilidad con el deber de aportar. Queremos sanidad gratis, desempleo, educación…derechos, derechos y derechos pero siempre se anda buscando la manera de recortar nuestras obligaciones como contribuyentes: Trabajando sin dar de alta y cobrando el paro, dándose de baja del autónomo trabajando, pagando en negro…y un sin fin de traquiñuelas que todos sabemos, conocemos y vemos. Y ese no es el camino.

Pedro Jesús Molina Méndez

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.