Jueves , 23 febrero 2017
Inicio » Opinión Lectores » Opinion: Sal, de Juan Risueño

Opinion: Sal, de Juan Risueño

enemigos

Y no porque sea un guerrero nato, aunque sí de los que luchan cuando hay que hacerlo, de los que no eluden el combate, y en él miran a la cara, y de ella los ojos.

Es imposible caerle bien a todo el mundo; la actitud que uno adopta, el modo de expresarse, el aspecto general, o todo en conjunto, obra en algunos como muestra superficial suficiente para dictar sentencia en un juicio rápido sin más abogados, fiscales ni testigos, salvo ellos, jueces mismos.

Esos son los enemigos más comunes y que solo intentan incordiar desde lejos, sin mucha eficacia.

Luego, -los más temidos- son los que pululan a nuestro alrededor, algunos familiares o leales amigos, esos que nos juran amor o cariño con la mano en el bolsillo empuñando un puñal por si nos damos la vuelta.

Es así.

¿Qué sería la vida sin enemigos, sin discrepancias, sin envidias, sin odios?

Si todo fuese plácido no habría nada de qué hablar, nada que escribir, no existirían los argumentos, el cine, ni tal vez el amor, pues todo sería un mar de azúcar. Nada que nos plazca.

Tenemos la vida que ha de ser, y aún así no acertamos a entender el porqué nos odia un hermano, nos traiciona un amigo, nos abandona una madre…el porqué sufrimos o hacemos sufrir. Y lo sabemos de sobra: así es la vida.

No hay familia modelo, no hay amistad modelo, no hay personas modelo.

Todos somos, en el fondo, un poco de todo, un poco amigos y un poco enemigos.

Basta preguntar, o preguntarse.

Juan Risueño Lorente

 

banner horizontal gafas

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*